Cotizaciones de materias primas proporcionadas por Investing.com España.

Hare un poco de contexto antes de hablar meramente de café. Nicaragua ha sido un pueblo que ha luchado contra catástrofes naturales y problemas políticos hasta el día de hoy, su gente, mi gente siempre ha buscado como salir adelante luego de cada golpe. Los problemas ocasionados por la crisis sociopolítica del 2018 al día de hoy están haciendo estragos en la economía del país, esto, sin sumar la actual crisis sanitaria por la pandemia del coronavirus.

Para saber cómo se encuentra hoy por hoy la caficultura nicaragüense debemos explorar los problemas que aquejan al sector siendo los más afectados los productores como primer eslabón de la cadena. El sector café es parte de los más afectados, desde hace más de 6 años los productores de café se han visto afectados por diversos factores en los cuales ahondare a continuación.

Problemas comunes que se han arrastrado

Para darle un poco de profundidad a la variedad de inconvenientes con los que se topan los productores tenemos:

Mano de Obra: En el país, la mano de obra escasea en la temporada de cosecha debido a que en otros países centroamericanos se encuentra una mejor paga, por ejemplo, en Costa Rica se paga hasta C$10.00 más por lata de café, pero con mayor dificultad laboral, también estas mismas personas buscan otros trabajos con menos fatiga. Y con la crisis socio política del 2018 muchos han abandonado el país por la inseguridad y violación de derechos humanos.

Precios de los productos agroquímicos: Debido a la crisis que atraviesa el país, el gobierno con el fin de recuperar de cierta manera lo perdido, ha realizado reformas fiscales y tributarias afectando directamente los impuestos a productos para la agricultura sin mencionar impuestos en otros rubros encareciendo más los bienes básicos, por mencionar uno, el aumento del costo de la energía a inicios del año.

Enfermedades en cosecha: Luego de la crisis por roya en el 2012-2013 los cafetales han sufrido y al día de hoy las perdidas golpean el bolsillo de muchos productores, alguno de estos productores no ha logrado renacer sus fincas hasta el día de hoy.

Precios del Café VS Costos de Producción: Directamente ligados a las ganancias de los productores, las dificultades que año con año se ha lidiado están los precios ya que los costos de producción se han elevado al punto de ahogar a los caficultores y los precios del café en los últimos años han oscilado entre $90 y $140 dólares por quintal. La más reciente fue el año pasado con una caída por debajo de los $100, los costos de producción oscilan entre U$130-160, como promedio de U$145.00 por quintal. Muchos productores apuestan por su calidad para obtener precios mejores y lograr tener números positivos al final de las cosechas.

Problemas adicionales

La pandemia que nos afecta actualmente (Covid-19) ha aumentado todavía más el desempleo en el país también los bancos ya que no se están otorgando créditos, por lo tanto, el financiamiento para la suplir pagos pre cosecha se agudiza aún más.

Los eventos de promoción como La Taza de la Excelencia Nicaragua fueron suspendidos por la inestabilidad en el país en 2019. Otros eventos para promoción de consumo interno se han aplazado como la Competencia de Baristas deprimiendo la cultura cafetera local.

Lo que se avecina


Entre más se agudiza la crisis, los productores se ven obligados a vender su café a bajo precio poniendo en peligro la sostenibilidad de sus fincas o el abandono de las mismas.

Bueno, esto por la parte del cafetalero, pero ¿cómo está el resto del sector? Las operaciones dentro de los beneficios y/o exportadoras de café han tenido afectación en sus operaciones ya que parte de sus colaboradores han dejado de asistir por haberse contagiado y otros por temor a contagiarse.

Casi un caso similar sucede con las cafeterías de la capital que son los más afectados, ya que muchos negocios decidieron mandar a sus colaborares a trabajar desde casa y algunos han tenido que despedir a parte de su personal reduciendo la afluencia en el sector restaurante. Hoy por hoy muchas cafeterías operan al 50% de capacidad y en algunos casos solo con modalidad Delivery. Los Coffee Shops han sido afectados con una baja entre 60% al 70% en sus ingresos obligando a realizar reducciones en su personal afectando la experiencia del usuario en los diversos locales.

El turismo en fincas cafetales es otro de los afectados los cuales en ocasiones no se toma en cuenta como parte del rubro café. Algunos solo sobreviven con el turismo local.

Basta con ver los resultados, y deducir que podemos estar delante de una de las mayores crisis del país a espera de un colapso en la economía y más desde la caficultura nicaragüense que es el principal rubro de exportación agrícola con un aporte aproximado del 2% al 3% en el PIB parte del aporte de la actividad agrícola con un 21% promedio anual.

Que está haciendo el sector

A pesar de que la parte privada de las empresas ha alzado la voz solicitando incentivos para estimular la economía el gobierno ha apretado más la soga en el cuello a los nicaragüenses, aumentando los impuestos, y no solo eso se le critica a los actuales mandatarios, tanto la infraestructura de las oficinas y la atención es mediocre haciendo perder tiempo y dinero.

El sector café ha tomado sus medidas, creando más alianzas y cooperando entre todo el gremio, algo que en mucho tiempo se buscó, pero no se conseguía, que el gremio estuviera unido.

A pesar de todo, los productores, comercializadores y cafeterías locales han tratado de salir adelante de todas las crisis, innovando para reducir costo y buscando como mantener o mejorar la calidad de sus productos, por la parte de los productores siendo los más golpeado han vendido sus activos con tal de no perder la cosecha.

¿Y el gobierno? ¡Si! hablamos de la CONATRADEC (Comisión Nacional para la Transformación y Desarrollo de la Caficultura), donde se encuentran casi 26 millones de dólares, un impuesto cobrado al productor para “transformar la caficultura nica” que al día de hoy no ha dado ningún fruto donde el rubro café no se siente representado y tiene por fuera al sector privado.

¿Que podemos hacer?

Debemos ser conscientes de lo que está sucediendo alrededor del mundo y en nuestro país, debemos informamos y tomar las medidas necesarias para continuar con nuestras vidas e impulsar la economía.

Apoyar actividades ya sean, ferias, competencias, talleres, capacitaciones, etc; siempre tomando las medidas adecuadas para asistir de manera presencial.

El consumo local de café es fundamental para el crecimiento de los negocios de café, tostadores, cafeterías, comerciantes, suplidores de equipos, entre otros. También aumenta la cultura del café y la curiosidad de los consumidores con cafeterías de tercera ola.

Si puede ser un poco desalentador, pero es la realidad que se vive actualmente más sin embargo cada empresa dedicada al café en Nicaragua ha estado dando lo mejor y esforzándose mucho para mantener la calidad en los productos y servicios. Nicaragua está lleno de personas muy trabajadores y con mucha pasión por el grano de oro, esto conlleva a “echarla toda” con tal de seguir adelante y estamos seguros que saldremos de esta crisis como lo hemos hecho antes.

​​


​Dieter Delgado Moreira

Podcaster de Hagamos Café

Twitter | Instagram: @dietercafe

CAFÉ DE NICARAGUA: UN REPASO AL 2020