Cotizaciones de materias primas proporcionadas por Investing.com España.

En la región centroamericana se considera que la actividad cafetalera es el motor de la economía rural y principal fuente de empleo e ingresos para aproximadamente 5 millones de personas que viven directamente de producir café (de Melo, 2017). En la actualidad, el sector enfrenta grandes desafíos: un escenario de plantaciones envejecidas, la variabilidad climática, la intensificación de plagas y enfermedades y la poca rentabilidad del cultivo, lo cual conlleva a serios problemas económicos y sociales en la región.

La enfermedad de la roya, en particular, ha venido causando estragos en las plantaciones desde su intensificación en el 2012. Solo en Costa Rica se estima que se deberá renovar el 30% de las plantaciones en los próximos cinco años, equivalente a casi 150 millones de plantas. Una estimación aproximada para los demás países de la región indica una necesidad de otros 900 millones de plantas para el mismo periodo. La renovación de cafetales, sin embargo, deberá hacerse con materiales altamente productivos y preferiblemente con mayor capacidad para enfrentar las enfermedades.

El CATIE (Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza) ha venido trabajando con el sector cafetalero en los últimos 60 años, realizando investigaciones sobre sistemas de producción en fincas y manejo de enfermedades; así como mejoramiento genético para aumentar la resistencia a roya y nemátodos y mejorar la calidad de taza.

Junto con PROMECAFE y  el Centro de Cooperación Internacional en Investigación Agronómica para el Desarrollo (CIRAD), el CATIE desarrolló los híbridos F1, con alto rendimiento y buena calidad de taza, que podrían mitigar la crisis que enfrentan los productores de café de América Central. Los híbridos, en particular los llamados “Centroamericano” y “Milenio”, han mostrado una productividad mayor que las variedades convencionales, tanto en sistemas agroforestales como en sistemas a pleno sol. También, muestran producciones importantes a los 18 meses de plantados, aunque normalmente producen su primera cosecha desde el primer año. En una evaluación a lo largo de 10 años (2004-2013), de Melo (2017) reportó promedios de producción de 46.5 fanegas/ha para el híbrido Centroamericano y 25.1 fanegas/ha para el Milenio, en cafetales con sombra de poró y fertilización química moderada (100 g fórmula completa + 36 g de N por planta por año); mientras que en sistemas orgánicos, la producción para ambos híbridos, respectivamente, fue de 37.1 y 62.8 fanegas/ha. En comparación, el Caturra mostró una productividad cercana a la 23 fanegas/ha en ambos sistemas. Otros autores han reportado promedios de 75 fanegas/ha para estos híbridos (Bertrand et al., 2011; Echeverría, snt.).

Por otra parte, en cataciones realizadas por el ICAFE durante las cosechas 2007-2009 en zonas bajas (<1000 msnm), medias (1000-1200 msnm) y altas (>1200 msnm), los híbridos Centroamericano y Milenio sobresalieron por su mayor calidad y superioridad en todas las zonas evaluadas, superando a Caturra (ICAFE, 2009). El híbrido Centroamericano logró un puntaje de 90.5, obteniendo el segundo lugar en la competencia Taza de la Excelencia de Nicaragua en 2017.

También, el híbrido Excelencia ganó el primer lugar de Taza de la Excelencia en Costa Rica en 2016, alcanzando un puntaje de 93.4, siendo el valor más alto obtenido hasta la fecha en Costa Rica.

Un resumen de las principales características de los híbridos se presenta a continuación:


Hibrido                         Cruce              Potencial de rendimiento       Potencial de calidad     Respuesta a enfermedades

                                                                                                                                                    Roya         CBD           Nematodos

Centroamericano         T5296XRS            Muy alto                                Muy bueno                Resistente   Tolerante     Susceptible 

Milenio                         T5296XRS            Muy alto                                Muy bueno                Resistente   Tolerante     Susceptible 

Casiopea                     CaturraXET-41      Alto                                       Excepcional              Susceptible  Susceptible  Susceptible 

Esperanza                   T5296XET-25        Alto                                       Muy bueno                Resistente   Tolerante      Susceptible 

Excelencia                   Catura7XE-531     Alto                                      Excepcional               Susceptible  Susceptible  Susceptible 


Las anteriores, son las características agronómicas más importantes de los híbridos que CATIE propaga.


Debido a que los híbridos F1 son el producto de cruces dirigidos entre padres diferentes, no deben ser propagados por semilla; solo se recomienda su propagación vegetativa para mantener las características propias del híbrido seleccionado. Desde su creación, en los 90’s los híbridos F1 se han propagado por la técnica de embriogénesis somática en el laboratorio del CATIE.

La embriogénesis somática es un proceso que permite el desarrollo de embriones asexuales desarrollados a partir explantes de la hoja (células somáticas); es decir, sin que haya reproducción sexual. El café constituye uno de los pocos ejemplos de aplicación de la embriogénesis somática a escala comercial a pesar de las limitaciones técnicas que aún presenta la tecnología. El CATIE ha venido trabajando en una técnica complementaria, usando las plantas producidas en laboratorio como plantas madre, que se establecen en jardines hidropónicos para su multiplicación masiva mediante enraizamiento de estaquillas (Foto 1). De esta forma se logra multiplicar los materiales en menor tiempo y a precios accesibles al caficultor. Las estaquillas enraizan en un periodo de 40-50 días, y luego de una semana de aclimatación están listas para salir a los viveros, donde reciben el mismo tratamiento y requieren el mismo periodo de crecimiento que una planta de semilla. 


Con el fin de escalar más rápidamente en la producción de plantas, el CATIE inició una serie de investigaciones para evaluar la técnica de enraizamiento de miniestacas a partir de las plantas producidas en laboratorio, con el fin de buscar alternativas más simples y económicas para la multiplicación de los híbridos (Foto 1). Los resultados demostraron que estas técnicas se pueden utilizar en café de manera exitosa y a gran escala (Foto 2), con porcentajes de enraizamiento superiores al 90% y una reducción muy significativa en tiempo y costos de producción. Las miniestacas tardan alrededor de 30 días para enraizar y siete días de aclimatación; luego pueden ser transferidas a vivero para su desarrollo final. El uso de plantines enraizados introduce tecnología innovadora al sector, la cual ofrece avances significativos en el mejoramiento de la competitividad de la caficultura.


El CATIE está comprometido con este programa, con la convicción de que es la mejor forma de poner al alcance de los caficultores los resultados de la investigación, ofreciendo materiales de alta calidad genética, alta producción y excelente calidad de taza (Foto 3), cumpliendo así con el lema “Del laboratorio a la finca”. 


​Redaccion por William Solano

Curador de la Colección Internacional de Café
CATIE wsolano@catie.ac.cr  https://www.facebook.com/CATIEOficial/

Híbridos de café: Del laboratorio a la finca del caficultor