Cotizaciones de materias primas proporcionadas por Investing.com España.

La OIC se compromete a movilizar recursos vitales para las víctimas de los huracanes Iota y Eta

1 de Diciembre del 2020, Costa Rica


La Organización Internacional del Café (OIC) es una organización multilateral que ayuda a los países a mejorar la sostenibilidad y prosperidad del sector cafetero. Proporciona un foro de alto nivel para todos los interesados del sector público y del privado en el sector; estadísticas oficiales de producción, comercio y consumo de café; y apoyo a la formulación y financiación de proyectos de cooperación técnica y asociaciones público-privadas. 

El 30 de noviembre del 2020, en Londres, tras los huracanes Iota y Eta, la Organización Internacional del Café (OIC) emitió un comunicado de prensa donde se solidariza con las víctimas de esta devastadora catástrofe y se compromete a movilizar los recursos que tan necesarios son para la recuperación.

“Estamos tratando de mitigar los efectos de esta tragedia climática en la vida y el trabajo de los productores de café de la región. La OIC y el personal de la Organización acompañan sinceramente en el sentimiento a las gentes de Honduras, Nicaragua, Panamá, El Salvador y Guatemala. Se perdieron vidas, hogares y medios de sustento. Estamos adoptando medidas inmediatas para apoyar a nuestros amigos de América Central, y saldremos juntos de esta”, dijo José Sette, el Director Ejecutivo de la OIC.

Los huracanes Iota y Eta fueron dos de las tormentas más fuertes del Atlántico que se recuerdan, y los países más afectados fueron Honduras y Nicaragua; al mismo tiempo, la covid-19 está circulando por las zonas afectadas y agravando aún más el desastre. La OIC está usando su poder de convocatoria para movilizar en este asunto a la comunidad internacional, que comprende los Miembros de la OIC, otras organizaciones y donantes internacionales, el sector privado, organizaciones regionales e instituciones financieras tales como el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) y el Banco Interamericano de Desarrollo (IADB).

“La OIC estuvo con nuestro país después del huracán Mitch en octubre de 1998, apoyando la rehabilitación de la producción de café en Honduras y Nicaragua, y está con nosotros ahora. Agradecemos ese apoyo del que estamos muy necesitados y la movilización de la comunidad cafetera mundial. En Honduras, el Gobierno y todas las instituciones cafeteras están coordinando labor de cooperación con todas las organizaciones internacionales e instituciones financieras. Este es el momento en que queremos contar con el apoyo de la OIC, sus Miembros y el sector privado para superar esta tragedia que afectó a 3.5 millones de personas en Honduras y destruyó gran parte de la infraestructura cafetera. El sector cafetero es el más importante de la agricultura en Honduras, y genera 1,5 millones de puestos de trabajo en tiempos de cosecha”, dijo su Excelencia Iván Romero-Martínez, Embajador de Honduras.

El huracán Iota fue el segundo huracán importante que azotó América Central en unas cuantas semanas. El primero fue el huracán Eta, que recaló el 3 de noviembre de 2020 como tormenta de categoría 4 y causó corrimientos de tierras e inundaciones que desplazaron a miles de personas y dejaron montones de muertos y desaparecidos. Los daños que hicieron a las comunidades caficultoras de la región son considerables.

En Honduras, según una evaluación inicial de CONCAFE (Corporación Nacional de Café), el paso de los huracanes ETA y IOTA afectó al 60% de los municipios productores de café y a 14 de los 15 distritos que producen café, dañó en total unas 3.409 hectáreas y produjo daños parciales en 4.144 hectáreas de fincas cafeteras. Se calcula que el efecto en la producción será directo en un 1,5% y que otro 1,5% estará en peligro en las zonas parcialmente afectadas. En la evaluación se indica que hay un grave peligro de que la cosecha no pueda llegar a los centros de procesamiento y exportación, debido a los graves daños que sufrieron las carreteras y la infraestructura. Los principales daños a la infraestructura son los causados por corrimientos de tierras, carreteras cortadas, puentes averiados y cruces de ríos destruidos. Se calcula que la pérdida total de producción debido a los efectos de los huracanes será de aproximadamente el 3% de la previsión de producción exportable de la cosecha 2020/21, y que hay peligro de pérdida de hasta 200.000 sacos de 60kg. Dado que las lluvias siguen causando una saturación considerable de agua, hay peligro de más corrimientos de tierras.

Según un informe preliminar de las autoridades nicaragüenses, tres millones de personas, casi la mitad de la población, de 56 municipios del país han sufrido los efectos de los ciclones y el daño total a la economía nicaragüense se estima en US$742,7 millones, 6,2% del PIB nacional. Las zonas cafeteras más afectadas fueron las provincias cafeteras de Jinotega, Matagalpa, Boaco, Estelí, Madriz y Nueva Segovia, lo que comprende una superficie de 23.337 kilómetros cuadrados. Si bien todavía se continúa evaluando el impacto total en la cosecha de café de Nicaragua, los informes oficiales calculan que se dañaron 3.407 hectáreas de fincas cafetaleras. Las fuerte lluvias, los corrimientos de tierra y las inundaciones afectaron mucho a las plantaciones de café y la infraestructura cafetera. A pesar de ello, los pequeños productores de café de las zonas afectadas, miles de los cuales han perdido o visto dañado sus hogares, se han unido a los esfuerzos del país para rescatar sus cultivos, limpiando caminos de escombros y demostrando una notable resiliencia.

Según datos de la OIC, en la cadena de valor del café mundial Honduras y Nicaragua juntas representaron el 7,4% de las exportaciones mundiales de los países productores en 2019 (el 5,14% Honduras y el 2, 24% Nicaragua). Los principales destinos a los que exportan café los dos países son los Estados Unidos de América, Alemania, Bélgica e Italia.


“La OIC colaborará con asociados para ayudar a reconstruir la fortaleza y promover la recuperación de la región, lo que incluirá apoyar a que se recupere la producción, la logística y la infraestructura. Tomaremos como base esfuerzos anteriores de la OIC que tuvieron éxito, tales como cuando ayudamos a países de la región a recuperar sus bienes de producción y comercio después de los huracanes Mitch y Denis. Movilizaremos cofinanciación mediante el Fondo Común para los Productos Básicos y el gobierno local. Nosotros no dejamos a nuestros Miembros a la intemperie, y estamos con ellos en los peores momentos”, dijo el Sr. Sette.

La OIC y sus Miembros quisieran, una vez más, manifestar su fuerte resolución de mostrar solidaridad con las gentes de Honduras, Nicaragua y el resto de América Central tras los efectos de esos graves desastres naturales.